Si AMLO gana las elecciones, México podría dejar de comprarle a las compañías petroleras estadounidenses.

Si AMLO gana las elecciones, México podría dejar de comprarle a las compañías petroleras estadounidenses.

mayo 2, 2018 0 By RojiCorp

A medida que el presidente Trump avanza en la reestructuración del comercio y las relaciones fronterizas con México, las compañías petroleras estadounidenses temen que el posible ganador de las elecciones presidenciales de México juegue su propia carta nacionalista.

 

El principal candidato, Andrés Manuel López Obrador, quiere revertir las políticas que han amarrado un nudo entre México y los Estados Unidos en los últimos años en la producción y el consumo de energía. Y ha prometido asegurarse de que el petróleo nunca vuelva a caer “en manos de extranjeros”.

 

Además de amenazar las ganancias de las refinerías en los Estados Unidos, sus propuestas podrían frenar la producción de petróleo en Texas e impedir la perforación en aguas profundas en el Golfo de México por gigantes petroleros internacionales como Exxon Mobil y Chevron. También pondrían en peligro el superávit comercial de energía de los Estados Unidos con México, que alcanzó el año pasado unos 15.000 millones de dólares.

 

Se comprometió a poner fin a las exportaciones de petróleo, casi todas destinadas a Estados Unidos, para el año 2022, y en su lugar gastaría $ 6 mil millones en la construcción de dos refinerías que procesarían el crudo para el consumo interno. Eso reduciría drásticamente las exportaciones estadounidenses de gasolina a México.

 

El Sr. López Obrador y su máxima asesora energética, Rocío Nahle, una ex legisladora que está en línea para convertirse en ministra de Energía, han pedido la congelación de futuras subastas de perforación en aguas profundas y una revisión de contratos con compañías petroleras internacionales.

 

“No podemos entregar irresponsablemente nuestras reservas de petróleo a las empresas transnacionales”, escribió Nahle. “Este 1 de julio, este pueblo pondrá fin al saqueo de México”. La Sra. Nahle ha dicho que las refinerías propias de México pueden ser reacondicionadas para manejar un cambio de la gasolina y el diesel estadounidenses.

 

Los analistas de energía independientes han visto las medidas de México como un modelo para el desarrollo económico, y algunos se preocupan por una reversión. “Hacer un giro en U de las reformas actuales sería perjudicial para la economía mexicana”, dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía.

 

Algunos ejecutivos petroleros y expertos en energía dicen que no están demasiado preocupados de que los nuevos contratos se anulen. Señalan que es casi seguro que el Sr. López Obrador no tendrá el apoyo del Congreso para anular por completo el cambio de energía constitucional.

 

“México necesita este cambio más que nadie”, dijo Ali Moshiri, quien se retiró el año pasado como el máximo ejecutivo de Chevron en Latinoamérica: “Pemex ha sido un desastre, así que tienen que continuar con la reforma, aunque podrían desacelerar las cosas”.

 

De ser necesario, las compañías internacionales podrían enfocarse menos en México y más en otros países latinoamericanos, como Brasil, que también tiene un gran potencial en el exterior, o Colombia, que tiene un potencial significativo para la perforación de lutitas. Ambos países también tienen elecciones este año en las que los principales candidatos han expresado su oposición a dar a las compañías extranjeras el control de los recursos naturales o las preocupaciones ambientales sobre el desarrollo de combustibles fósiles.

 

“Eso crea muchas incertidumbres para la política energética”, dijo Lisa Viscidi, una experta en energía en el Diálogo Interamericano, un grupo de expertos de Washington. “En toda América Latina, hay serios contendientes que quieren hacer grandes cambios en el sector petrolero y quieren revertir las reformas anteriores. López Obrador particularmente representa muchas amenazas directas”.

Según el periódico New York Time