Dan a conocer la reacción de Luis Miguel cuando el embarazo de Stephanie Salas

Dan a conocer la reacción de Luis Miguel cuando el embarazo de Stephanie Salas

junio 27, 2018 Off By sosguerrero_6q5i38

Uno de los escándalos más controvertido de “El Sol”, fue  su paternidad de Michelle Salas.

La serie biográfica sobre Luis Miguel sigue siendo un gran éxito, gracias a que logró mezclar la verdad con la ficción de forma muy cuidada. A pesar de que gran parte de la audiencia quisiera que todo lo que se transmite fuese realidad, la creatividad de Netflix y Telemundo es lo que mantiene la emoción.

En los años noventa  uno de los escándalos más sonados fue el tema de la paternidad de Luis Miguel, con respecto a la hija de Stephanie Salas; siendo hasta 2005 que Michelle Salas dijo abiertamente que era hija del cantante. Ahora que el tema volvió  gracias a la serie, ya que el capítulo de este domingo volvió a hacer referencia a la relación entre Salas y Luismi, el público recordó las declaraciones que Stephanie hizo a la revista Hola.

Según  la versión de Salas, Luismi y ella se conocían desde 1985, y eran muy buenos amigos, pero comenzaron a salir hasta que ella tuvo diecisiete años; un año después se enteró de que estaba embarazada, pero lo mantuvo en secreto; tenía miedo de contárselo a Sylvia Pasquel, su mamá, y a Silvia Pinal, su abuela. Al enterarse su familia, se sorprendió, pero le dio todo su apoyo; sin embargo, le costaba trabajo contactar a Luis Miguel, a quien pudo ver hasta que tenía casi cuatro meses de embarazo.

“Fue difícil. No lo quieres ver a él enojado. Así como es de encantador también tiene un lado de mucho carácter. Temí que tras el silencio viniera lo peor. Era como una ola que se aleja para regresar con la fuerza de un tsunami. Creo que tuvo sentimientos encontrados. En ningún momento se puso como loco, ni enojado, ni agresivo. Sacó esa parte de hombre maduro y me dijo, mientras me tocaba el vientre, ‘Todo va a estar bien. Tú no te preocupes. Nada les va a faltar porque yo voy a estar ahí’. Después me llevó a mi casa, y en el camino fue acariciándome la panza. No me la dejaba de tocar. Lo sentí feliz y fascinado. Fue algo muy bonito y volvió a repetirme ‘Aquí estoy, no va a faltarte nada. Lo que se te ofrezca’”.