¿Para qué es buena la moringa? 15 usos medicinales comprobados.

¿Para qué es buena la moringa? 15 usos medicinales comprobados.

mayo 9, 2018 Off By Jazmin

La moringa, moringa oleifera, es un árbol nativo de India que crece en países subtropicales del continente asiático y africano. De la moringa se utilizan sus hojas, vainas, semillas, aceite, flores, raíces, ramas y corteza tanto para consumo alimenticio como para recuperar y mantener la salud debido a sus cualidades terapéuticas, por lo que es llamada el árbol de la vida.

Su contenido en vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos la han convertido en un recurso natural para prevenir la carencia de estos nutrientes básicos, de hecho la gran cantidad de polifenoles y flavonoides que contiene la moringa son los responsables de su actividad medicinal.

1.- El extracto de hojas de moringa tiene gran poder antioxidante. Las hojas contienen varios tipos de antioxidantes diferentes, como el ácido ascórbico (vitamina C), carotenoides, flavonoides y fenoles. Estos componentes son capaces de inhibir el daño oxidativo en nuestro ADN.

2.- La moringa y la diabetes. Las hojas de moringa poseen acción antidiabética o antihiperglucemiante. En un estudio llevado a cabo en personas con diabetes tipo II con polvo de hoja de moringa se demostró que redujo los niveles de azúcar en sangre por su efecto antidiabético, y por lo tanto, tuvo un impacto beneficioso para la salud de estas personas.

3.- La moringa y el colesterol. Las hojas de la moringa molida y su extracto tienen actividad antidislipidémica, reduciendo los niveles de lípidos o grasa en sangre. Este efecto es beneficioso para personas con problemas de alteraciones y/o exceso de lípidos en sangre como el colesterol. Un estudio llevado a cabo en ratas, se observó también una reducción en la grasa acumulada en el hígado y de la bilirrubina.

4.- Moringa para curar heridas y proteger los tejidos. Otra cualidad terapéutica que se ha observado es que protege los tejidos de órganos tan importantes como el hígado, el corazón, los riñones, los testículos o los pulmones. Además es efectiva para estimular la curación de heridas y que tengan una buena cicatrización.

5.- Moringa para los dolores. La acción analgésica de la moringa puede mitigar o aliviar dolores que podamos padecer en nuestro organismo. En particular, se ha demostrado que es efectiva para reducir los dolores ocasionados por la artritis.

6.- Moringa para úlceras de estómago y acidez. El efecto antiulceroso que posee la planta lo convierte en un remedio natural para prevenir las úlceras de estómago y protegerlo de estos daños. Un estudio llevado a cabo en personas con úlceras ocasionadas por la toma de medicamentos (aspirina) la moringa fue útil para proteger el estómago ante úlceras, para mejorar su estado en caso de que existan y además se redujo la acidez gástrica.

7.- Moringa para hipertensión. La actividad antihipertensiva de la moringa es sumamente beneficiosa para las personas que tengan hipertensión arterial o tensión alta, ya que, el exceso de presión de forma continuada sobre las paredes de las arterias conllevar dolor de piernas al caminar, impotencia en hombres, problemas de vita, insuficiencia renal, hipertrofia del corazón, arritmias, insuficiencia coronaria y angina de pecho.

8.- La moringa tiene efecto antiinflamatorio. Otro efecto observado de la planta es que tiene actividad antiinflamatoria, siendo de gran ayuda en condiciones médicas que están causadas por inflamación o que incluyen la inflamación como síntoma (como por ejemplo obesidad, artritis, traumatismos, etc.).

9.- La moringa protege el hígado. Resalta su acción hepatoprotectora. Será de gran utilidad para las personas que deseen prevenir dolencias de hígado o que ya las tengan y quieran recuperar la salud.

10.- La moringa y el cáncer. Se ha observado clínicamente el efecto que inhibe la proliferación de células cancerosas, en particular en células cancerígenas en el pulmón y en otros órganos.

11.- Prevenir cataratas con moringa. La moringa nos ayuda a cuidar la vista y puede prevenir daños degenerativos como la aparición de cataratas, especialmente cuando las cataratas se deben a la diabetes.

12.- La moringa y el sistema inmunológico. Estudios clínicos llevados a cabo en animales con el sistema inmunológico deprimido evidenciaron el efecto inmunoestimulante de la moringa, es decir, que esta planta es capaz de mejorar la función del sistema inmunológico. Curiosamente se obtuvieron mejores resultados con pequeñas dosis al ser éstas más efectivas.

13.- Moringa y el sistema nervioso central. La acción neuroprotectora de la moringa se sigue estudiando, pero en ensayos clínicos se ha observado cómo la moringa puede estimular la función cognitiva (como favorecer el aprendizaje y la memoria) y proteger el sistema nervioso central en casos de demencia. Incluso se ha podido observar que con dosis orales de moringa se ha atenuado la disfunción cerebral inducida por isquemia.

14.- La moringa y el asma. En estudios llevados a cabo en animales y también en personas con asma, se observó una mejora y una remisión de los síntomas de esta dolencia del aparato respiratorio. Por lo tanto, otra cualidad del árbol de la vida es que tiene acción antiasmática y que mejora los síntomas del asma bronquial en personas y animales.

15.- La moringa es cardioprotectora. Esta planta cuida de nuestro corazón y favorece que éste siga realizando sus funciones de manera óptima. También estimula la circulación de la sangre, tiene un ligero efecto anticoagulante y podría prevenir enfermedades cardiovasculares, que hoy en día son la primera causa de mortalidad en todo el mundo.

Además se están llevando a cabo más estudios clínicos con la moringa y con algunos de sus componentes aislados que parecen ser muy prometedores, como por ejemplo su posible acción neuroprotectora. La moringa es una planta con inmenso potencial medicinal.