Un paraíso utópico en la mitad del desierto.

Un paraíso utópico en la mitad del desierto.

mayo 27, 2018 Off By Jazmin

A unos 6 kilómetros al sur de la ciudad de Dunhuang, provincia de Gansu, entre China y Mongolia y ubicado en las montañas Echoing se encuentra un mítico y maravilloso lugar.

Rodeado de un árido contraste que ha soportado el paso de milenios: el Lago de la Luna Creciente, también conocido como Dun-huang el lago Crescent, un verdadero oasis y paraíso histórico natural ubicado en pleno desierto de Gobi.

Desde hace miles de años, peregrinos y comerciantes que transitaban la histórica Ruta de la Seda hacia el oeste, utilizaban el oasis de la Media Luna como su última parada antes de enfrentarse a las dificultades del desierto del Gobi.

La ciudad de Dunhuang fue durante más de 2.000 años una de las entradas más importantes a China, así como su salida hacia el oeste, unas históricas sendas y enclaves estratégicos que eran transitados por los diferentes viajeros que se enfrentaban a viajes inciertos dentro de las implacables arenas del Gobi y del desierto de Taklamakan, sorteando miles de dificultades además de los fantasmas y demonios, que según se decía rondaban este obligado paso del desierto.

Gracias a estar situado en un enclave preciso donde las arenas no cubren las aguas del manantial, el viento y el movimiento de la tierra hacen que el lago y el desierto convivan de manera armoniosa por los siglos de los siglos, resistiendo el desafío de tormentas y sequías.

Aunque durante los últimos 30 años el nivel del agua ha descendido considerablemente debido al aumento de población de Dunhuang y de las canalizaciones para regar sus cultivos.

Más imágenes de este mítico e importante lugar: